babasonicos-banda-argentina

Babasónicos

Babasónicos surgió como una banda que buscaba llenar un vacío que existía en la esfera musical Argentina. Sin saberlo o sin esperarlo se convirtieron en una banda de referencia obligada del nuevo rock argentino, y que tuvo influencia en el rock en toda latinoamérica y el mundo.

Biografía 

Lanus, Buenos Aires, vio el nacimiento en 1991 de esta banda, que inició de la mano de Adrián Dárgelos Rodríguez en voz y Diego Tuñón en teclado.

Dárgelos estaba viviendo en Inglaterra, donde había comenzado a estudiar arte, y allí quedó conquistado por el surgimiento de tantas bandas musicales, pequeñas y grandes, con sonidos cautivante que inundaban desde las calles hasta los pub y grandes escenarios.

Adrián decide entonces dejar los estudios y regresar a Argentina,  inspirado por la movida musical inglesa, para formar una banda que le diera un refrescamiento al ámbito musical argentino.

La propuesta inicia con Adrián y Diego, este último también conocido como Uma-T, pero poco después se les unirían Diego Rodríguez,  hermano de Adrián, con los coros y la guitarra, Diego Castellano en batería, Gabriel Manelli en el bajo y Mariano Domínguez en la guitarra.

El nombre de la Banda Babasónicos nace de un juego de palabras entre el nombre del gurú hindú Sai Baba y la caricatura futurista Los Supersónicos.

Discografía

En el año 1991, Babasónicos comenzó una serie de presentaciones y recitales que atraían a muchísima gente fascinada por este sonido innovador, por una banda que demostraba solidez y un grandioso sonido.

El primer disco de Babasónicos, Pasto, salió al mercado en 1992 e incluyó 20 temas, dentro de los cuales se encontraba la canción “D-generación”, que se convirtió en un hit, sonando en todas las emisoras del país. 

Esta producción se caracteriza además por contar con la colaboración de Gustavo Cerati y Daniel Melero.

Ese mismo año debutaron como teloneros de la banda Soda Stereo.

En 1994 Babasónicos lanza su segunda producción musical titulada Trance Zomba. Esta producción tuvo la particularidad de contar con la incorporación del DJ Peggyn.

Aunque Peggyn solo estaría con la banda hasta 1999, esto sentó un precedente pues se trató de la primera banda de rock que incorporaba en sus filas a un Dj.

La incorporación de Peggyn da un giro a la producción musical de Babasónicos, que incluyen sonidos más funk, que mezclan con rap y hardcore.

Sus presentaciones se hicieron populares por incluir sonidos del hip hop, pop y techno, lo que causó sensación y terminó por catapultarlos a la cima.

El éxito obtenido a partir de este momento, marcó una diferenciación de estilo para Babasónicos, que deciden lanzar su tercera producción: Dopádromo, un álbum que contenía ritmos del folclore, el hip hop, el hardcore y hasta la bossa nova y la música disco.

Le siguió el disco Babasónica en 1997 y continuaban con este los éxitos,  que los llevó en 1998 a ser teloneros de U2 en un concierto que se llamaba a cabo en el estadio River Plate.

En 1999 llega al mercado la producción “Miami», que no recibió tan Buenas tardes críticas como los trabajos anteriores. Con Miami termina la relación entre Babasónicos y la disquera Sony, oportunidad que aprovechó la agrupación para lanzar, de forma particular, algunos materiales que la disquera no había querido promover.

En 2001 sale al ruedo Jessico, un disco caracterizado por sonidos más melodiosos y con ritmos bailables, haciendo de esta producción la más dinámica hasta el momento.

Infame sale en 2003 y rápidamente se convierte en Disco de Oro y fue premiado como mejor disco del año.

La carrera musical de Babasónicos ha continuado y los ha establecido como una de las más importantes agrupaciones musicales del rock alternativo en el mercado de habla española.